Y al día siguiente...